martes, 12 de junio de 2007

DE LO SUCEDIDO Y AHORA


Alguien traza la lentitud de la tarde llana con la primavera bordeando.

Intensidad de pájaros rompiendo en sonoras astillas su celo.

Una fresca brisa esparce mariposas con los breves pétalos del ciruelo.

El pensar divaga con dulce calma entre los túmulos de la memoria.

Siluetas y mascaras observan desde lejos a la sombra de los altos olvidos.

(Solo un rostro es tan cercano que el recuerdo alcanza el color de sus ojos)

Una pequeña ventolera bordonea en el ramaje un bullicio de voces.

La mirada perdida tantea nombres por las verdes confusiones del bosque.

Lugares y hechos se superponen sin detalles sobre el desgastado palimpsesto.

La voluntad intenta develar ciertas sombras pero el Tiempo ya aventó las cenizas.

La tarde lenta, los pájaros o la brisa lo devuelven al presente como si fuera feliz.

1 comentario:

zunilda dijo...

buenisimo,me encanto tu poema.
un abrazo cordial.
zuny